Actualidad, Fernando Hiciano, Gerson Adrián Cordero, Ryan Bladimir, Willian Yamil Estevez Peralta

Las diferencias económicas entre República Dominicana y República de Haití

Por: Ryan Bladimir Santos


Si comparásemos, históricamente hablando, las economías de los dos países que conforman la isla de Santo Domingo, nos encontraremos con ciertas similitudes en alguno que otro período histórico. Hoy en día, la realidad es totalmente distinta; pues la República Dominicana posee un PIB casi siete veces mayor al de su (nuestro) vecino país, lo que hace catapultar a Haití como uno de los territorios más pobres, más desforestados y más inseguros del continente y el mundo.

El territorio occidental de la isla, cuando Francia marcó su posesión como parte de los planteamientos que conformaban el tratado de Aranjuez llevado a cabo en el 1777, explotó al cien por ciento la industria azucarera, asimismo, en menos de quince años, el territorio francés en la isla de Santo Domingo  se convirtió en uno de los países (colonia) más rico del mundo. Ahora bien, las cuestiones que nos rodean son las siguientes: ¿por qué Haití hoy en día es un país tan empobrecido? ¿Qué factores influyeron? Lo primero es que, luego de que los haitianos obtuvieran su independencia en 1804, con la sublevación de los negros esclavos (primer país de color en tener su independencia en todo el mundo); Boyer, quien era el máximo líder de la rebelión, cometió la gran estupidez de firmar un acuerdo de paz para que la Francia napoleónica nuevamente no interviniese en la república que recién surgía de las férreas garras coloniales. Según muchos historiadores, la suma de la sanción a Haití fue poco más de 150 millones de francos (que hoy en día, tomando en cuenta el valor de aquel entonces, sumarían más de 22 mil millones de dólares), que, sin el vecino país tener una sólida dependencia económica, terminó de pagar más de cien años después. Pero todo no terminó ahí. Cabe destacar que, el colapso económico de Haití, siguió con la intervención norteamericana desde el 1915 al 1934, las dictaduras de los Duvalier, mejor conocidos como: “Papá doc y Baby doc”, y los desastres naturales y sociales que hasta nuestros días siguen vigentes.

En cuanto a República Dominicana, que hoy en día cuenta con una economía sólida, sustentada en el turismo, las agro industrias y la agricultura, también atravesó por muchos colapsos económicos en su historia. Desde la llegada al poder de Pedro Santana (primer presidente del país), el joven territorio se encaminó por un déficit económico, que condujo al país a un proceso anexionista con España, que años después continuó Buenaventura Báez en su último gobierno de los seis años. Asimismo, el pueblo dominicano vivió el mismo escenario con la plaga caudillista que predominaba en la política a finales del siglo XIX en la segunda república, que dieron como resultado a una sangrienta dictadura: “La dictadura de Ulises Heureaux”. Este mismo gobierno dictatorial, que gobernó por más de doce años, trajo bajo su manga la primera intervención norteamericana desde el año 1916 al año 1924 (que lo único que produjo fue el abastecimiento monetario de los llamados Yanquis); deuda que fue saldada en los años 1941-1942, con el tratado Trujillo Hull. Hoy en día República Dominicana cuenta con un PIB per cápita de 7,268.20 USD, y un desarrollo económico en constante dinamismo.

Sería bueno destacar que, en Haití no todo resulta ser tinieblas y angustias. Hace poco, grandes compañías están trabajando en un proyecto minero en la parte norte y noroeste del país; pues los suelos de Haití son vírgenes en su mayoría. La minería nunca fue su fuerte económico. La última vez que se extrajo oro en exuberantes cantidades fue en los últimos años de la colonia francesa, por ende, al agrietarse sus suelos por una placa convergente (como lo es la placa tectónica del Caribe con la placa norteamericana), estos recursos minerales ascienden considerablemente. El proyecto futuro, les puede asegurar una considerable ganancia, su levantamiento económico dependerá de la conciencia de sus corruptos políticos.