InicioAnálisisEl amor que arde

El amor que arde

Por: Enmanuel Peralta


Hace pocos años hice un descubrimiento de una bella canción cantada en la lengua de los Yankees, por Alec Benjamin, quien también es un Yankee. Tal descubrimiento me recordó en mi agitada vida que yo tenía sentimientos, me trajo el tumultuoso recuerdo de los amoríos fallidos, y que algunas vez fueron preciosos sin hacernos muchas preguntas sobre el futuro, ni dónde había ningún temor de amar. La canción se llama: Let me Down Slowly.

 Esa pequeña canción de veinteañeros me recordó una brutalidad que cometí: dejar a una chica enamorada de mi de un solo golpe, le sentí su garganta tragando piedras mientras le decía: terminamos. Y yo, sin remordimiento, por dentro me decía que “eso no era nada, que a mi también me lo habían hecho”, y “que las cosas así debían ser”. Luego, diez años después me despierto de madrugada terriblemente arrepentido de haberle dicho: terminamos. Retumbaba en mis entrañas con amenazas perturbadoras.   Pero este arrepentimiento no llegó gratis, ni la canción me enganchó de la nada. Pues la historia es más larga. E incluso descomunal, no la historia de la que le dije: terminamos. En seco. Si no de otra, que me pagaba con la misma moneda, en un misterioso castigo divino. Si, ella la que acaba de decirme a mi, no que terminamos(nunca fuimos nada), más bien, no me dejo ni siquiera entrar al terreno de la labia, esa etapa que el dominicano llama “cotorra”. Es que en esta última muchacha, todo fue más imaginario que real. Su “terminamos”, fue mucho antes de que hubiera algún comienzo. Y sus daños perduran hasta el dia de hoy. 

 Días pasaron en que esperando penetrar sus  ojos con los míos  mediante una conversación, verla y apreciar de cerca los contornos de su rostro, la perfección de su sonrisa, la forma en que ella gesticulaba las palabras, el estilo de modular su voz. ¡Oh, y qué decir de su pelo! ¡Ondulado! ¡ Largo! Si ustedes vieran como brotaban, sus cabellos, brillantemente negros sobre sus hombros y espalda con una majestad descomunal incrustandose en su piel canela. No quiero revelar ni el nombre. Solo sé que  si al  verla el primer día, se puede decir en lengua Yanke: I will  fall in Love. 

 Muchas noches cuando me acuesto; me resonaba la canción natural de los enamorados, esa que resuena en el alma después de apagar la luz, que hacen que uno piense en el Matrimonio, que uno imagine paseando con ella, bailando, haciendo chiste, presentándole la familia, ¡todo lo bello!, aunque no haya pasado con la dama en cuestión  más que palabritas. Y muy pocas. Ocasionales, y nada tocante al tema real. 

¿Me detuvo ella? no, ni una amiga de ella. ¿Cuándo y cómo? Cuando tal vez bajo sospecha, mi mirada desvelaba la más intensa y pura de las pasiones divinas. Digo que el destino, tal vez,  se dio cuenta, y después de una noche de feria en el festival de los caídos, no se si a forma de chiste, o por mal informarme, o tal vez haciéndome una advertencia a mi propia alma, me dije: no la ames. Alejate. 

 En blanco, rotunda, y con una sonrisita espiada mi alma habla consigo misma. Como si yo se lo hubiese preguntado. ¡Esa azarosa! Sus palabras me cayeron como un hierro, un  dilema moral se batía dentro de mi con el mandamiento.  Solo Dios sabe cuánto ardor, locura y pasión en mi interior que querían saltar sobre mis pupilas. Dios pone el amor más profundo en el corazón junto a la prueba más avasallante. La increíble distancia que llega a atormentar los corazones enamorados. 

 Ese golpe recibido no se entiende si no explico  el misticismo que se apodera del alma mia. 

Fue cuando  “Let me down Slowly” de Alec Benjamin penetró en mi, y me desveló el alma, sueños de labios recorridos estando enamorado de su rostro, de todas las veces que llegué uno a mirar, en las imaginaciones,  a una dama ardiendo de amor, palpitante, solo escuchando la canción repetidas veces, a bocanadas de pipa y sorbos de ron:”Could You find a way to let me down slowly”. Yo quería implorarle de esta manera, y quería ardientemente que ella me escuchara: a little sympathy I hope  you can show me. Algo se estremecía, una soledad absoluta, llena de una aplastante resignación ante  una mujer que abandona un alma enamorada con rudeza aun sin saber el tamaño y la intensidad del ardor.  La voz de Alec Benjamin, suplicante, que tan solo buscara una manera de que pueda asimilar la situación, slowly.  Pero y ¿Por qué me tocas tanto las fibrillas del corazón? ¿O es solo culpa de los estados ilusorios a los que las canciones bonitas suelen arrastrar a los hombres ruin? 

 Cuando la miro, solo la quiero para mi, sin discreción, sin mentiras, sin ocultarme,   la amo entera, completa. Maldigo el destino escuchando la canción en noches frías, por tratarme tan cruel un amor ardiente, aun sin que al día de hoy ella se enterase: 

If i wanna go  then i’ll be so lonely

If you are leaving baby let me down slowly

Let me down, down, down…

Suscribete

Articulos recientes

El artista: Un ser intencionado

Hasta los más supersticiosos tienen la certeza de que si sus...

Lectura recomendada: El amante de Lady Chatterley (D.H. Lawrence)

¡Es inútil! ¡Es inútil intentar liberarse de la propia soledad! Hay...

Masculinidad y Belleza I: acción versus teoría

Estimados lectores: La belleza masculina se mide en su capacidad de acción...

Recomendación literaria: “El caso Valdemar”

“No pretenderé, naturalmente, opinar que no exista motivo alguno para asombrarse...

Continua Leyendo

Ensayo sobre “Lazarillo de Tormes”

Por Leslie Ramírez El Lazarillo de Tormes es una novela picaresca publicada en el año 1554 que cuenta los infortunios del jovencito Lázaro de Tormes a lo largo de su vida laboral. No me sorprende que la autoría de esta obra sea anónima, ya que se trata de una tremenda y osada...

Los relatos malditos de Roa Ogando: Una crítica social simbólica

En Cuentos del sinsentido no son las historias las que no tienen sentido, sino lo que sucede en ellas, es la ironía y las contradicciones que se plasman allí, los cambios drásticos, las incoherencias de pensamiento y carácter.

La melancolía: Su presencia en Las penas del Joven Werther, La muerte en Venecia y Oscuridad, de L. Byron

Por: Lynn Marcelle Félix Valdez Con el surgimiento del romanticismo se da inicio a un nuevo movimiento cultural que no solo impacta en los esquemas morales y políticos que se tenían establecidos a finales del siglo XVIII, sino que también impacta de manera radical en las artes y...

¿Cuáles poetas universales y de alto grado estético leen los jóvenes poetas Instagramers de hoy?

Por: Manuel Bidó Mateo Por lo que se observa en su poesía, es evidente que no leen a Cavafis, a Eugenio Montale, a Ted Hugues, a Emily Dickinson, a Octavio Paz. En estos jóvenes poetas abunda el lugar común, la estrella de sus creaciones; y sobre todo las historias...

Las infernales garras del Trastorno obsesivo compulsivo

Por: Ramón Emilio Peralta Hola, queridos lectores, en esta ocasión les hablaré de un trastorno muy común a nivel mundial y que afecta a millones de personas. Quiero aclarar que no soy psicólogo, sin embargo, no solo he indagado sobre el tema para hablar de él lo más...

Catecismo para adultos: ¡Ó, para perros!

«En la vida o en la catequesis para perros uno aprende mucho. He conocido mucha gente que cree en Dios y les da tres pitos la religión, y muchas otras que no creen en nada, y, también le da tres pitos, sin embargo la tratan algo más seriamente. Y ambos tipos, tienen algo en común».

3 Referencias A Escritores En Canciones De Canserbero

«Muchas veces hemos escuchado alguna canción en donde el artista hace alusión a otro tema de algún cantante en alguna línea en específico».

Pretérito imperfecto de cortesía

«¿Sabes qué es el pretérito imperfecto de cortesía? Lo de pretérito, porque se trata de lo acaecido, lo sucedido, lo remoto, lo pasado; y lo de imperfecto, porque indica una acción pasada que sucede aún, o, dicho de otra manera, los límites permanecen irrelevantes. Sabemos eso, pero, ¿de cortesía? ¿Qué cosa es eso? »

¿Es República Dominicana (En Verdad) Racista Con Los Ciudadanos Haitianos?

«Para nadie es un secreto que la comunidad internacional siempre ha acusado a República Dominicana de ser un país racista con los ciudadanos HAITIANOS».

8 cosas que dice google de Luis Abinader y el PRM

«Luis Abinader ha salido en los principales medios digitales por su “consejo” a Leonel Fernández de que busque en google cosas referentes a sus 3  gobiernos en vez de criticar el actual»