You are currently viewing El mal y sus delicias IV: Gilberto Rodriguez Orejuela “el ajedrecista” último barón de las drogas

El mal y sus delicias IV: Gilberto Rodriguez Orejuela “el ajedrecista” último barón de las drogas

Por: Enmanuel Peralta


 Gilberto Rodriguez Orejuela “el ajedrecista”, jefe natural del Cartel de Cali y enemigo acérrimo de Pablo Escobar. Su organización criminal representaba la segunda fuerza del tráfico de drogas hacia USA después del Cartel de Medellín. Su enemistad con el patrón del mal, apuntan a factores reales que desencadenaron la guerra más sangrienta que se haya registrado en la historia de la mafia.  La raíz de la guerra se ha recogido en testimonios y entrevistas; debido a líos de faldas entre putas y reinas de bellezas,  envidias y celos entre sicarios por parte de ambos carteles y disputas sobre rutas de tráfico.  Sin embargo, el testimonio de Popeye(sicario de Pablo) es uno de los más reafirmados por los historiadores de ambos carteles. Según Jhon Jairo Velásquez alias Popeye, miembro del Cartel de Medellín, la disputa entre los dos bandos inició por rencillas entre un empleado de Pablo Escobar y y uno de Pacho Herrera, aparentemente, por un lío de faldas: “La guerra empezó por un lío de faldas entre “Piña” y Jorge Elí “el negro” Pabón. “El negro” Pabón era un hombre muy leal a Pablo Emilio Escobar Gaviria y Alejo Piña era un hombre de “Pacho” Herrera, ambos habían sido amigos en una cárcel de Nueva York, pero cuando el negro salió de prisión, se enteró de que Piña estaba viviendo con la que había sido su esposa, el negro habló con el patrón y acordaron que había que matar a Piña; como el Cartel de Medellín mató a Hugo Hernán Valencia, un hombre que había tenido un problema con Gilberto Rodríguez, les pedimos a los Rodríguez que nos devolvieran el favor, que nos dejaran matar a Piña o que ellos mismos, con su gente, se encargaran de él, nosotros no sabíamos del poder económico y militar de “Pacho” Herrera, los Rodríguez, en vez de explicarle esto al patrón, fueron directamente a decirle a “Pacho” Herrera que el Cartel de Medellín le quería matar a Piña y ahí se armó la guerra”. Fue la primera vez, que el Cartel de Medellín, supo de Pacho Herrera, además que no era un cualquiera en la mafia de Cali, sino uno de los cabecillas del Cartel. Y así, dio lugar a una de las más sangrientas guerras entre dos bandos de mafias que se haya experimentado en el siglo XX. La ex reina de belleza Aura Rocio Restrepo y ex amante de Gilberto expresó para la televisión colombiana que “más miedo le tenía Gilberto a Pablo Escobar que a la misma muerte; sobre todo, temía, a lo que le podía pasar a la familia si él moría”. Pues algunos dan testimonio que Pablo cuando eliminaba a un enemigo, le mandaba a matar la mamá, los tíos, sobrinos…[…]. Para que estos al crecer no se levanten con deseos de venganza.  Incluso esta fotografía sangrienta sobre Pablo colabora con las palabras que el mismo Gilberto pronunció  para un periodista Yankee llamado John Moody el 1 de julio de 1991: “el señor Pablo Escobar es un enfermo, un psicópata y un lunático” [The time Vault, pág 35]. 

  En su momento, Gilberto, fue presentado como uno de los diez hombres más ricos del planeta, y uno de los principales barones de la droga en Colombia junto a su hermano, Miguel Rodriguez Orejuela, quienes lideraron el Cartel de Cali en los 80 's y 90′ s. Empezaron desde transportar cocaína a Nueva York en maquinarias y llantas de vehículos hasta intentos de traficar en submarino. Y a propósito del submarino, poco conocida es la estafa  de diez millones de dólares que le hizo el ruso Ludwig Fanberg alias Tarzán (quien era una mano armada del mafioso Gambino); el ruso se trasladó de Nueva York a Miami después de la muerte de su jefe,  frecuentaba el famoso prostíbulo Porky’s donde cerraron el de negocio del submarino que jamás Gilberto Rodriguez Orejuela llegó a obtener. Fue estafado. 

  Gilberto y  Miguel Rodriguez Orjuela  también participaron en la trama para la captura y muerte del líder del Cártel de Medellín. Primero con una guerra frontal,  atentado al edificio Mónaco, donde  Manuela Escobar (la hija de Pablo Escobar) perdió un oído,  como contraataque después que Pablo  colocara una decena de carros bombas en las farmacias, como negocio de tape, que poseían los hermanos Orejuelas. Luego, en los tiempos de la decadencia del Cartel de Medellin,  Gilberto y Miguel Rodriguez Orejuela, bajo apoyo discreto, decidieron colaborar con las autoridades para el derrocamiento de Pablo, formando “los pepes”(acrónimo de Perseguidos Por Pablo Escobar). Los pepes era una organización criminal que operaba únicamente contra Pablo, secuestrando a sus aliados, torturando, debilitando al cartel de Medellín por su parte financiera,  masacrando a los sicarios y lugartenientes, matando socios, distorsionando, mintiendo, sobornando y mutilando a  cualquiera que tuviese algún vínculo con Pablo.  Es decir,  capturarlo por medio de un baño de sangre. Hasta que,  la DEA, la policía colombiana, el ejército, el Bloque de Busqueda(fuerzas especiales colombianas), fuerzas especiales isrraeli, la CIA, también se unieron los guerrilleros y narcotraficantes Carlos, Fidel y Vicente Castaño  Gil(los hermanos Castaños y antiguos socios de Pablo); así fue que, después de una intensa búsqueda sanguinolenta, con inmensos daños colaterales, las autoridades colombianas lograron dar muerte a Pablo Escobar el 2 de diciembre de 1993, donde las manos de los hermanos Rodriguez Orejuelas jugaron un papel importante. 

  Tras la muerte de Pablo Escobar y el desmantelamiento del Cartel de Medellín, los hermanos Orejuelas lideraron el 80 % de la exportación de cocaína hacía los Estados Unidos de Norteamérica. Según lo pudo determinar la DEA, tras la muerte de Pablo Escobar cada 4 gramos que se vendían en la ciudad de Nueva York provenía del Cartel de Cali. Las autoridades colombianas lo capturaron en 1995, sentenciado a 15 años, donde  estuvo junto a Jhon Jairo Velazquez Vazques alias Popeye. El mismo Popeye confesó a RPTV (en confesiones de Popeye cap. IV), que en la cárcel de Cómbita Boyacá se hizo amigo de Gilberto Rodriguez. Mejor dicho, Popeye se hizo aliado a Rodriguez Orejuela, haciéndose escolta personal dentro de la prisión y entregando al capo el control de la cárcel por ser “jefe natural”, según Popeye.  Pero salió de prisión en el 2002 tras un controvertido fallo judicial  que redujo su pena a la mitad. 

  De nuevo fue capturado en el 2004 y fue extraditado hacia  USA, acusado de seguir dirigiendo sus operaciones desde la prisión; las autoridades estadounidenses consideraron la captura como “el golpe definitivo al Cartel de Cali”. 

   Gilberto Rodriguez en la cultura popular cinematográfica ha estado presente como personaje en casi todas las series de  narcos(narconovelas), género que durante más diez años lideró el mercado audiovisual hispanoamericano y con gran influencia en gran parte del mundo, desplazando así las grandes telenovelas de romances hispanoamericanas. Estas son algunas de las series que de manera creativa nos presentan a Gilberto Rodriguez Orejuela. 

  En la serie El Cartel de los Sapos es interpretado por Hermes Camelo con el nombre de Leonardo Villegas; en Escobar, el patrón del mal es interpretado por Harold De Vasten con el nombre de Gildardo González; en Tres Caínes es interpretado por Luis Enrique Roldán con el nombre de Alberto Ramírez Rajuela;  en la teleserie En la boca del lobo es interpretado por Saín Castro con el nombre de Edilberto Ramírez Orjuela; en Narcos es interpretado por Damián Alcázar; en la serie El general Naranjo es interpretado por Juan Pablo Shuk con el nombre de Roberto Abadía. 

  También  se ha escrito una importantísima novela  llamada El ajedrecista de Estevan Navarro que trata sobre la vida de Gilberto. 

   Cabe señalar que en la serie de “Escobar, el patrón del Mal”, interpretado por Harold de Vasten se retrata a un Giberto concienzudo y ecuánime, que no gustaba de la guerra, ni de los problemas,  sin embargo, para los productores como Juana Uribe, que decía que no era conveniente, mientras aún estaba vivo un gran capo “representarlo de otra manera”.  

   Un episodio gracioso de la vida del Jefe del Cartel de Cali, fue que casi le arranca la cabeza al cantante Juan Gabriel por este darle un beso. Fue en una fiesta de capos, millones invertidos para traer secretamente celebridades para los 50’s de Gilberto,  entre las cuales estaba el Divo de Juárez. En el libro El Ajedrecista, escrito por Esteban Navarro Soriano, se describe al narcotraficante como alguien muy influyente que le gustaba llevarse bien con estrellas del espectáculo. Uno de los líderes del Cartel de Cali, sugirió al cantante, que le hiciera una broma pesada a Gilberto: darle un beso al finalizar la canción “hasta que te conocí”.   “Juan Gabriel, al finalizar la canción, se acercó a donde estaba Gilberto, quien lo observaba atentamente,  hasta que quedó junto a él, le colocó una mano en el hombro, tomó aire y remató con todos sus pulmones la emotiva canción, y cuando la sala se cubría de sonoros aplausos, incluidos los del mismo Gilberto, Juan Gabriel se agachó y le dio un sentido beso. El capo en aquel instante decidió asesinar al Divo de Juárez. A no ser por otro capo, José “Chepe” Santacruz Londoño, quien intervino, el mito del Divo había acabado allí. 

  Gilberto Rodriguez Orejuela falleció el pasado 31 de mayo del 2022 a sus 83 años de edad  mientras se encontraba pagando condena en una prisión de los Estados Unidos. Desde el 2004 venía presentando problemas de salud que fueron empeorando con los años hasta que desencadenó en su muerte. 

 Espero amados lectores haberle contado suficiente sobre el capo Colombiano Gilberto Rodriguez Orejuela. Su hermano, Miguel Rodriguez, es la única voz de autoridad que puede decir con exactitud cuál fue la causa que dio lugar a la guerra entre el Cartel de Cali y el Cartel de Medellín. Hasta Miguel, desde una prisión estadounidense, parece no querer más recordar aquellos tiempos de gloria que hoy son de tristeza, depresión y dolor en una cárcel de máxima seguridad en los Estados Unidos de Norteamérica. Aquí les dejo la lista correspondiente a las cabecillas del cartel:

  Gilberto  y Miguel Rodriguez Orejuela(hermanos).  Jose Santacruz Londono(Chepe). Helmer Francisco Herrera Buitrago(Pacho Herrera) fue asesinado por Wilmer Alirio Varela Fajardo alias el Jabon,  más conocido por el nombre de El Cabo en la serie del Cartel de los Sapos y el Senor de los Cielos interpretado por el actor colombiano Robinson Diaz; Benjamin Herrera Zuleta(padre de Pacho Herrera) y conocido como “el papa negro de la cocaina”. 

Autor

Deja una respuesta