You are currently viewing Almanaque Bristol y nombres en desuso

Almanaque Bristol y nombres en desuso

Cuando escribo sobre estos temas, lo hago con la intensión de poner en valor el tópico del que hablo, analizar y compartir con quienes me leen, tomando en cuenta, que para mí es una pasión investigar, organizar y consultar fuentes sobre estas temáticas, que luego doy a conocer a un público actual, que no nació, ni vivió bajo estas costumbres y tradiciones, que se van perdiendo con el tiempo. Se pierden y es normal, por la trasformación de la cultura, esta no es estática, por eso cambia por la necesidad del individuo y su entorno.

Estamos iniciando el 2023, y el primer mes del año avanza. Es por eso que recordar algunas costumbres de nuestros abuelos, tíos y vecinos, que cuentan con edades acumuladas y que tuvieron la oportunidad que esta generación de las redes sociales no ha tenido, de vivir una época hermosa, llena de vivencias familiares y tradiciones pueblerinas que ya están en desuso.

Una de esas tradiciones, era la de tener en las casas, el famoso y antiguo almanaque Bristol, documento de consulta ancestral para orientar y apoyar decisiones y procesos durante todo el año en el hogar.

Un documento muy nutrido

Este libro, que tampoco era encontrado en cualquier lugar, se adquiría desde el mes de diciembre, para que, al llegar enero ya se conociera sus novedades e informaciones de consulta popular, como fechas para la siembra, la pesca, la cosecha, día de lluvias y sol, como estará la marea para cada mes del año, datos astronómicos, (según el calendario lunar). Además de la información antes comentada traía relatos breves, chistes, anécdotas cuentos y referencias históricas, fechas para para la mujer cortase el cabello, y quizás la parte más usada para determinar el nombre que se ponía a las criaturas que nacían en esa fecha correspondiente, el llamado santoral o día de los santos y santas. También traía anuncios de productos de tocador, jabón Reuter, agua de Kananga, agua de florida Murray & Lanman’s, loción capilar Tricófero de Barry y muchísimos más.

Origen

El almanaque Bristol institudo en 1832 por el químico y farmaceuta Cyrenius Chapin Bristol, quien es el que aparece en la portada cada año del libro mamey, se creó para promocionar un jarabe tónico de "zarzaparilla" y divulgar consejos. Es una publicación de la empresa Lanman & Kemp-Barcalay & Co. Inc de New Jersey, EUA, con cerca de cinco millones de ejemplares que se distribuyen es Estados Unidos y países Latinoamérica, donde cada país tiene su cálculo especifico.

El almanaque y la literatura

La revista Forbes, establece, que el almanaque su popularidad es mencionado por varios escritores hispanoamericanos destacados como parte de lo cotidiano o como referencia y fuente de consulta común de los personajes de novelas y cuentos, como es el caso de Gabriel García Márquez en las novelas "La hojarasca" y "El amor en los tiempos del cólera", así como en sus memorias "Vivir para contarla". Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares también lo mencionan en su obra conjunta publicada con el seudónimo H. Bustos Domecq "Seis problemas para don Isidro Parodi" y lo mismo que Miguel Ángel Asturias en "Mulata de tal", así como el escritor salvadoreño Napoleón Rodríguez Ruiz lo menciona en su novela costumbrista Jaraguá. El historiador y ensayista colombiano Germán Arciniegas señala:

"El almanaque de Bristol tuvo en él una profunda influencia y dice: Mi curiosidad literaria, como casi todos los de mi generación, no nació de haber caído en mis manos ni Homero, ni Cervantes, ni Virgilio, sino el Almanaque Bristol".

Esas menciones del almanaque en las obras de grandes escritores como Gabriel García Márquez, es un reconocimiento a lo que ha significado este documento para los colombianos, siendo Colombia el país que más consume el libro, a nivel de Latinoamérica. Así lo establece un artículo publicado en el periódico colombiano "La Republica". La importancia es tal que, según un artículo de la BBC, Colombia es el principal comprador del libro. Para la edición de 2018 se imprimieron 1,5 millones de cuadernillos en español, de los cuales casi medio millón se envió a Colombia.

Los nombres

Si nacía un niño, se recurría al santoral del almanaque para ponerle al bebé el nombre del santo o de la santa que se celebraba el día del nacimiento; por ejemplo, si era mujer se le llamará Fredesbinda en honor a dicha santa, y si es hombre le pondrán Eurípides, en honor al santo, y así por el estilo. En mi biblioteca cuento con varios ejemplares del almanaque de diferentes años, a modo de colección y uno del año 1968, que busqué para escribir este trabajo, hojeando un día cualquiera del mes de enero, salió el 29 y ese día el santoral católico dice, que es dedicado a San Aquilino y San Sulpicio.

Yo no quisiera imaginar un niño que naciera en la fecha para esa época y sus padres por seguir la tradición, lo declararon con ese nombre. Y sé que eso pudo pasar, y mucho, de hecho, tuve un compañero de trabajo que se llamaba Aquilino y en una ocasión como curioso al fin que soy, le pregunté por el origen de su nombre y me contesto: "del almanaque Bristol lo saco mi papa y me declaró con ese nombre".

Nombres sobre todo nombres

En mi familia materna también hay un caso, tengo una tía que se llama Perpetuo Socorro, nació el día de esa santa, y como dicen los chicos de ahora por las redes: Adivinen, adivinen, fuaa; la declararon con el pobre tal cual, ya que esos abuelos nuestros no perdonaban a nadie y cumplían ese calendario al pie de la letra. A mi tía le decimos Soco en la familia.

Otros nombres conocidos sobre todo en los pueblos, que para esta generación son extraños, otros les llaman feos o raros, pero puestos de acuerdo a Bristol a los niños y que en ocasiones no sabemos cómo se criaron son: Urbicio, Simeón, Cacacciolo, Saturnina, Walabonso, Siro, Aresio, Críspulo, Eterio, Terencio, Agripina, Antelmo, Serapio, Euménides, Cunda, Teódulo, Engracia, Graciosa, Orígenes, Pacacio, Hermógenes, Clementina, Teodosia, Teolinda, Victorino, Anastasio, Teléfora, Protacio, Dorotea, Heliodoro, Honorio, Severiano y Apolinario, todos estos nombres pueden encontrarse en el almanaque querido por algunos y odiados por muchos de los que sus nombres salió de ahí y puesto por sus padre con todo el amor del mundo y siguiendo la tradición

Al parecer en las últimas décadas ya no se le consulta a Bristol, pues ahora en las zonas rurales y urbanas abundan los nombres provenientes de otros idiomas, de personajes de películas, series, novelas, artistas, famosos, obras, ahora se combina el nombre del padre con el de la madre y hasta abuelos, como es caso de mi hija Lorianna Jonaliz, una unión que hizo su madre de varios nombres. Ahora es muy frecuente escuchar nombres como: Johnny, Anthony, Charlotte, Lía, Tiffany, Cristal, Marilyn, Laura, Edwin y Cataleya, como llamaran a la hija de Yailin y Anuel AA otros prefieren seguir poniendo un primer y segundo nombre, como: José Antonio, María Manuela, Miguel Andrés, etc.

Colofón

Para concluir, quiero compartir con ustedes unos datos de una infografía que luego de un estudio que publicó en sus redes hace unos días la Junta Central Electoral Dominicana, donde establece cuales fueron los nombres más comunes al momento en las declaraciones de nacimientos expedidas por las oficialías del estado civil del país en el año 2022.

Masculinos1. Sebastián2. Alexander3. Emmanuel
Femeninos1. Abigail2. Charlotte3. Isabella
Nombres más comunes en el 2022 en República Dominicana, según la JCE.

Cada quien que haga su propia reflexión y se dará cuenta que, en materia de poner nombres a los niños y niñas, estamos cambiando y el famoso Almanaque Bristol con sus nombres, ya es historia y por eso lo estamos poniendo en valor y recordando, para que los hijos y nietos sepan de donde vienen esos nombres tan bonitos de sus padres, abuelos, tíos, maestros, padrinos y vecinos. Todo eso que ha ocurrido es entendible y aquí lo hemos planteado, la cultura no es estática, se transforma por la necesidad del individuo y quienes nos dedicamos a investigarla, estudiarla y analizarla, no toca ponerla en valor.

Jonathan De Oleo Ramos

Dominicano, estudiante de la Maestría Conducente a Doctorando en Educación con Orientación a la Investigación, Docencia y Liderazgo. Master en Neurocoching Educativo, Neuropsicología Infantil e Innovación Social. Especialidad en Didáctica de las Ciencias Sociales y Ciencias de la Complejidad, Postgrado en Políticas Culturales, Arte y Folklore Dominicano y Estudios Afrolatinoamericanos. Con formación en Supervisión, Didáctica, Gestión y Planificación Educativa, Enfoque por Competencias, Desarrollo Directivo y Organizacional, Gestión Pública, Gerencia de Proyectos, Pedagogía Sistémica, Derechos Humanos, Etnografía e Investigación Social. Profesor, Periodista, Gestor Cultural, Investigador, Folclórico y Cultural. Analista, Articulista y Escritor. Conferencista y Facilitador en eventos académicas y culturales, con temáticas vinculadas a su línea de investigación antroplogica. Ha recibido reconocimientos de instituciones su país y el exterior, por su experiencia, aportes, dedicación, formación y trabajos destacados.

Autor

Deja una respuesta